LA POINTE COURTE, UN BARRIO DE PESCADORES

Adéntrese en el barrio La Pointe Courte y sus cabañas, redes de pescadores, barcos y nasas, gatos callejeros...
Un pueblo en la ciudad, un mundo aparte.

  •  - © O. Octobre
Este barrio es atípico por sus casas con fachadas de colores, las callejuelas y las redes de pesca que se secan en el muelle.
Los habitantes de La Pointe Courte tienen su propia identidad  y para entenderla solo hay que leer el nombre de las calles: traverse des jouteurs, traverse des rameurs, traverse des pêcheurs, rue la pétanque... ¡Ya ha llegado!
  •  - © F. Ambrosino
  •  - © F. Ambrosino
  •  - © L. Caravano
  •  - © Ville de Sète
En octubre, es la época de la pesca de doradas. Centenares de pescadores esperan impacientemente a ambos lados del canal el paso obligatorio de los peces del estanque al mar. Cada año, el entusiasmo reina en este barrio tan tranquilo.

Frente a La Pointe Courte y al otro lado del Canal Royal, se encuentra la Estación de Biología Marina, inaugurada en 1896. Vinculada a la universidad de ciencias de Montpellier, alberga el Centro de Estudios de Ecología Lagunar y un laboratorio de organismos marinos.
  •  - © Ville de Sète