Historia de la tielle



"una ciudad que, en la plaza del ayuntamiento, erige un monumento a la gloria de un pulpo es de un país de alta civilización"
Jacques ROURE - Sète escritor
 

La ciudad de Séte no sólo ha erigido un pulpo en la plaza del ayuntamiento, sino que también perpetúa su emblema a través de una de sus especialidades gastronómicas típicas.

La "tielle de pouffre"... porque en Séte, el pulpo se llama "lou pouffre"...
 
Este espléndido pastel nos llegó de Italia a finales del siglo XIX, en el equipaje de los emigrantes italianos de GAETA en el norte de Nápoles.

 
El tial viene sin duda de GAETA pero más precisamente del pequeño pueblo pesquero de BORGO de GAETE que bajo la dominación española en el siglo de Carlos V alimentaba frugalmente a sus hijos que intentaban lo mejor que podían para resistir al invasor.

Untar la masa, un poco de aceite, unas cuantas anchoas y aceitunas, el antepasado de la pizza era el ordinario ...

Pero los nativos pronto se dieron cuenta de que el soldado ibérico hacía más o menos lo mismo, pero con una tapa de masa encima.

Esto ciertamente los divirtió, pero se dieron cuenta de que la masa se mantendría más tiempo que su pizza, que se secó rápidamente.

En una época en la que no existían los refrigeradores, esto era muy importante, especialmente cuando ibas a estar en el mar durante varios días... Así que los italianos copiaron a sus invasores cubriendo su pizza.

La técnica se perfeccionó y por razones prácticas la pizza ya no se ponía directamente en el horno sino en un plato de terracota llamado "TEGLIA"... y nació la "tielle".
 
Si va a España pida una "empanada" y entenderá...
 
En GAETA hay muchos tipos diferentes de azulejos, según las propias palabras de los nativos locales, está el azulejo del mar, con pulpo, sardinas, anchoas, gambas, mejillones etc... y el azulejo "de la tierra" con escarola y piñones, huevos y calabacín.
 

 
En Sete, sólo la tiela del pulpo era famosa.
 
Al principio de su asentamiento en Sète, los pescadores gaetanos hacían la tiela como en su patria y cuando los niños iban a la escuela, la madre ponía a menudo una tiela de pulpo en la mochila escolar hecha de trozos de viejo velo cosidos. Hoy los ancianos cuentan que en la escuela se escondían para comerla porque los otros niños de Sète comían croissants del panadero.
 
La tielle era el lugar común de los pescadores asentados en el barrio alto donde se reunía la comunidad italiana, en comparación con la opulenta sociedad de Sète enriquecida por el comercio del vino, era un barrio pobre donde vivían según sus costumbres y hablaban napolitano.
La mayor parte de la comida fue tomada de los melocotones que el padre trajo a casa.
 
Estos pescadores raramente bajaban a la ciudad y la bella sociedad setoniana de la época no conocía la tielle que era vista como la comida de los pobres.
 
 

En los años 30, Adrienne PAGES, nacida en Agde, tenía con su marido Bruno VIRDUCCI, un pequeño puesto de mariscos frente al puente de la civeta bajo el signo de "La Reine des Mers".
Sus tartas eran famosas en el vecindario, las horneaba en LUBRANO, el panadero de la calle Garenne...

Las amas de casa de Sète empezaron a apreciar la cosa y pedían regularmente más, tanto que el panadero se vio abrumado por las visitas de Adrienne y hubo que encontrar una solución. Fue su yerno, Mimi Cianni, quien en 1937 decidió ir a la feria de Marsella para comprar un horno adecuado que debía instalarse en la planta baja de la casa.
 
Y la historia comenzó desde ahí... al hacer el plato de este pobre hombre, Adrienne no tenía idea de que la edad de oro de esta tarta mágica estaba comenzando!


 

 

Adrienne tuvo muchos hijos, luego trasladó su pequeño negocio frente al bar de LA MARINE, pero no fue hasta su joven hijo Achille que puso en marcha una pequeña fábrica artesanal bajo las escaleras de la calle principal en el plano de la lonja.
En los años 60, tuvo a Sandrine SPOSITO como obrera que hizo latas durante 50 años... Esta pequeña producción se vendía en el puesto de mariscos de su hermana Raymonde, que había tomado el relevo de su madre en la casa de al lado.
 
Podemos decir que si es a Adrienne VIRDUCCI a quien debemos la difusión de la tielle en la sociedad de Sète, es a Achille su hijo a quien debemos la primera fabricación artesanal.
 
Unos años más tarde, Achille se casó y también creó su propio puesto de mariscos donde puso a la venta sus tielles. A su vez, su hermana Raymonde montó un pequeño taller en su choza "La Reine des Mers" donde trabajaba su trabajador David Conesa.
 
Hasta los años 70, estos eran los únicos lugares donde se podían encontrar las tielles en la ciudad de Séte.
 
Fueron entonces dos de las otras hijas de Adrienne las que comenzaron la aventura de la tielle.
Uno se casó con una DASSE, y el otro con una CIANNI... por eso hoy en día todavía se encuentran nietos y bisnietos al frente de las fábricas artesanales DASSE, VIRDUCCI y CIANNI... porque la Sète tielle es la prerrogativa de una dinastía, la de Adrienne y Bruno VIRDUCCI así como sus descendientes que heredaron todos la receta y el saber hacer...

¿Dónde comprar Tielles?Lista de Sètois tiellists

Cocinar una tielleLa receta del tielle

Gracias a Jean Brunelin - Jefe, autor, fotógrafo y creador del grupo de Facebook
"Défendons la cuisine Sétoise et Méditerranéenne"