Un patrimonio marítimo

Canales, muelles con fachadas de colores, kilómetros de playa de arena dorada, una laguna que da al Mediterráneo. No cabe duda, Sète está sobre el agua.

Sète, fundada por Luis XIV en 1666 para ofrecer una salida marítima al Canal du Midi, fue durante mucho tiempo una ciudad de comerciantes y pescadores. Esta ciudad conserva sus tradiciones fuertemente arraigadas y un vivo patrimonio marítimo.

La pasión del mar ameniza la vida de la ciudad. De la laguna de Thau al Mediterráneo, pescadores, marineros y ostricultores coinciden en este universo yodado, fuente de riqueza y con un estilo de vida del sur.