Muelles y canales

Por algo se conoce como «Petite Venise du Languedoc». Un laberinto de canales, que garantizan la conexión entre la laguna de Thau y el mar, cruza Sète. El agua se refleja en las fachadas de colores y le proporciona un gran encanto a la ciudad.


Consejo: Pasear andando a lo largo de los muelles es sin duda alguna la mejor manera de adentrarse en este decorado atípico. Doce puentes le esperan. Pero puede estar tranquilo, Sète es pequeña, así que no podrá perderse.
Otra opción es dejarse llevar por el agua a bordo de un barco... También puede apuntarse a una excursión marítima o privatizar un barco (más información).
 
En Sète, el Canal Royal desempeña el papel de plaza pública. No solo la ciudad ha crecido a su alrededor, sino que también se celebran numerosos espectáculos.
Aquí, entre los dos puentes, y a lo largo del verano, tienen lugar los populares torneos de justas náuticas que se celebran desde julio de 1666.
 
En el muelle Général Durand, comúnmente conocido como «quai de la Marine», hay numerosos restaurantes. Todos ellos destacan la gastronomía local, los pescados del Mediterráneo y el marisco del estanque de Thau. A lo largo del muelle, los atuneros esperan el momento de la salida para pescar el atún rojo.
 
Además del Canal Royal, hay que destacar el antiguo palacio consular construido con un estilo Art Déco que recuerda, por sus esculturas exteriores de racimos de vid, la importancia del negocio del vino.

Su arquitectura tiene una gran influencia oriental con una torre central que evoca un minarete.
De hecho, desde el siglo XIX, Sète tiene estrechas relaciones con el norte de África y concretamente, con Argelia. El puerto de Sète fue el puerto de intercambio preferido para el comercio del vino.
 
Consejo: dejar el coche en el parking en la entrada este de la ciudad. Entre mayo y septiembre se puede llegar al centro de la ciudad en un barco eléctrico.

Por encima de los canales cruzan numerosos puentes, algunos son móviles, otros levadizos o giratorios, y permiten el paso de los barcos a horas concretas.
Cuando todos los puentes se abren, la ciudad se encuentra totalmente aislada y se convierte temporalmente en una isla...