El cementerio marino


«Calmo techo surcado de palomas,
palpita entre los pinos y las tumbas;
mediodía puntual arma sus fuegos
¡El mar, el mar siempre recomenzado!» 

Así empieza el famoso poema de Paul Valéry dedicado al cementerio marino.
Pasead por sus calles para aprender la historia de la ciudad y ver tesoros de arquitectura: un panteón de mármol de Carrara, capillas como la de «pleureuses»...

El cementerio Saint-Charles pasó a llamarse Cementerio Marino el 7 de agosto de 1945, en referencia al famoso poema de Paul Valéry.
 
Es revelador de la diversidad de las gentes de la ciudad a lo largo de los siglos y se amplió con sucesivas parcelas. Una de ellas reservada a la comunidad protestante cuyo papel fue esencial en el auge del puerto en los siglos XVIII y XIX.

También se conoce como el «cementerio de los ricos», en oposición al «cementerio de los pobres», situado frente a la laguna de Thau, donde reposa Georges Brassens.

Épocas de apertura:
Del 1 de octubre al 30 de junio de 8:00 h a 18:00 h
Del 1 de julio al 30 de septiembre de 8:00 h a 19:00 h
 

 
El cementerio marino