Una cultura viva

En Sète, hay playas: las playas de Valéry, Brassens, Varda... pero también hay vida después de la playa. Una vida cultural vibrante y nutrida de música, teatro, poesía, fotografía, literatura, pintura...