Cogiendo altura


Para poder entender Sète, hay que coger altura y subir hasta la cima del Mont Saint-Clair.

El esfuerzo tiene una gran recompensa: una visión panorámica e impresionante que abarca las fronteras de los horizontes terrestre y marítimo.
 

La capilla de Notre-Dame-de-la-Salette fué construida en 1861 en la cima del Monte Saint-Clair, donde se hallaba el emplazamiento de la antigua pequeña fortaleza Montmorencette construi...
La iglesia de St-Louis, situada en el casco histórico de Sète, en pleno Quartier Haut, es la más antigua de la ciudad y la más importante, de ahí la denominación de “Décanale” ...
  El pintoresco Quartier Haut (barrio alto), con vistas al puerto es conocido también como “La Pequeña Nápoles”. Los pescadores residentes en el barrio son originarios de la zon...
El cementerio de Saint Charles se creó hacia 1680 con el fin de enterrar allí a los primeros trabajadores fallecidos durante la construcción del muelle de Saint-Louis. Pone de manifie...
En el centro de la ciudad, con 20 hectáreas de pinar y sus 700 especies vegetales, el bosque de las Pierres Blanches (piedras blancas) ofrece multitud de senderos para excursiones a pie con ...
Con una altura de 183m, el mirador del Mont Saint Clair ofrece un panorama excepcional sobre el mar, la ciudad cuadriculada por los canales y construida alrededor de sus puertos. También es ...
Partager :